Anuncios patrocinados

Comparando el ojo humano y una cámara fotográfica


Publicado en: Sin categoría

| 20 agosto, 2011 | Sé el primero en comentar


El ojo puede ser comparado con una cámara fotográfica, y te contamos a qué resultados hemos llegado

El ojo puede ser comparado con una cámara fotográfica, y te contamos a qué resultados hemos llegado

Siempre dicen que las imágenes son el reflejo de lo que uno ve, o quiere mostrar. De hecho, la cámara fotográfica es prácticamente una copia de nuestro ojo humano,  en términos de cómo lo muestra y en calidad de imagen. Pero todos sabemos que no es así, ¿verdad? Para ello, vamos a comparar el ojo humano con una cámara fotográfica para ver la distancia que existe entre ellas.

Para comenzar, llevando todo a unidades fotográficas, la mejor cámara de fotos que existe en el mercado de principiantes, una Canon EOS 600D, que fue premio TIPA 2011 a la mejor réflex para principiantes, tiene un sensor de 18 megapíxeles, cuando un ojo humano tiene, estimativamente, 576. Una diferencia de calidad abismal.

Por otra parte, cuando vamos a términos de sensibilidad ISO, los números varían: la cámara fotográfica posee una sensibilidad máxima de 6400 ISO, cuando el ojo humano posee uno de 800. Esto lo podemos llevar a zonas oscuras o demasiado iluminadas, donde la cámara puede defenderse en ese terreno pero el ojo humano es poco probable que así lo sea.

El ojo humano está totalmente por encima de  la cámara, pero hay rasgos en los que no

El ojo humano está totalmente por encima de la cámara, pero hay rasgos en los que no

Cuando hablamos del rango dinámico de cada objeto en comparación, aquí volvemos a ver una clara diferencia del ojo humano por sobre la cámara fotográfica. El primero tiene un dinámico máximo de 20 pasos, cuando la cámara posee un máximo de 11,5. También se ve la diferencia.

Obviamente, creo que el ganador se sabía de antemano. Quizá comparando el ojo humano y una cámara fotográfica no buscábamos un ganador, pero si dar cuenta de que la tecnología, por ahora, está un poco lejos de buscar un aparato digital que logre igualar al ojo en términos fotográficos, como su elemento más común, una cámara.

Vía: TengoTecno