Anuncios patrocinados

El recital de mi vida


Publicado en: Tecnología

| 5 agosto, 2012 | 1 Comentario


Como todos los domingos, es dia temático en Neet, y hoy se trata de ese hecho en particular que hay que presenciar si o si en algún momento de nuestras vidas. En NeetEscuela Laura nos cuenta sobre lo que para ella es un “must” en la vida: la final de la Copa Davis. En mi caso, también les voy a hablar teniendo en cuenta una de mis pasiones, y creo que la de todos, la música.

¿Quién no tuvo esa banda que lo marcó por siempre? Toda persona en el mundo tiene un músico o una banda que es verdaderamente un fanático. Esa banda que amas todas y cada una de sus canciones, que sabes los nombres de sus integrantes, sus antiguas formaciones, el nombre de cada álbum, la fecha de cada lanzamiento, de cada videoclip.

Por lo general, el momento genealógico en donde conocemos a ESA banda es en la adolescencia. Al fin y al cabo, es la primera etapa en donde nos acercamos a la música, como oyentes o como partícipes. Tal es mi caso, que a partir de los 13 años empecé a escuchar a una banda de rock “pesado” (como diría mi vieja) poco conocida hasta el momento: System Of A Down.

Conformada por 4 integrantes estadounidenses de descendencia armenia: Serj Tankian en voz, Daron Malakian en guitarras, Shavo Odadjian en bajo y John Dolmayan en batería. Fue amor a “primera oída”, cada canción, cada acorde me fascinaba. Ayudado por la tencología, me fui acercando más y más a la banda: primero descargandome sus álbumes de Internet cuando era imposible conseguir sus CDs originales, hasta ver videos en vivo de sus recitales por el mundo en Youtube, todo me hacía amarlos cada vez más.

Y como cualquier otro amor a distancia, uno quiere verlos cara a cara. Y ahi es donde engancho con el temático de hoy: ver ESE recital en particular. Ver en vivo, ahi nomás, a esa banda que escuchaste durante largos años. Largos años de envidiar a esa gente que aparecía haciendo pogo en los recitales por Youtube, queriendo estar ahí. 

En mi caso, esta historia de amor tiene un final feliz: el año pasado, la banda confirmaba una gira por sudamérica que incluía Buenos Aires como fecha confirmada. Sin dudarlo ni 3 segundos, compré mi entrada y en octubre estaba viajando de Mar del Plata a Buenos Aires en un micro lleno de fanáticos como yo, con las mismas ansias de cumplir un sueño. Luego de 3 horas gloriosas de música, me vi afuera del estadio, con un solo pensamiento en mi cabeza: “Listo, ya está”.

Así que mi humilde consejo desde este blog es que si pueden lograr conseguir ver a ESA banda, lo hagan. Cueste lo que cueste, lo lejos que esté, vale la pena cada kilómetro recorrido, cada moneda invertida. Llenar el alma no vale dinero, ni sabe de distancias.

5.10.11 : El dia D en mi vida



Etiquetas: ,