Anuncios patrocinados

Tecnología Olímpica


Publicado en: Sin categoría

| 26 julio, 2012 | 3 Comentarios


Mañana es la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, y en Neetecno no podíamos quedar afuera. El evento deportivo por excelencia se realiza cada cuatro años, y a medida que avanza el tiempo, también lo hacen las tecnologías, como se sabe muy bien.

Cuando me puse a pensar como relacionar las tecnologías modernas y los JJOO, lo primero que se me vino a la mente fueron esos finales de carreras de atletismo cabeza a cabeza: la llegada de cámaras de fotos y video mas y mas sofisticadas, permitió analizar esos finales dudosos con exactitud, para verificar quién había ganado. Numerosos avances en la medición de distancias o tiempos fueron hechos para hacer más justa la competición, pero la tecnología no sólo cumple una función importante en esa área.

La biotecnología en los últimos años permitió desarrollar prótesis funcionales que rozan la ciencia ficción. El atleta sudafricano Oscar Pistorius es un claro ejemplo. Los médicos le amputaron ambas piernas a los 11 meses de edad, y, con la ayuda de prótesis de fibra de carbono, empezó a correr a los 16 años. A pesar de las adversidades, pudo clasificar a los Juegos, y la polémica fue instalada: ¿tenía ventaja sobre sus competidores con piernas orgánicas? Diversos estudios se hicieron, y se demostró que las prótesis no le otorgaban ninguna ventaja, todo lo contrario. 

En otra área donde la tecnología juega un papel importante, es el diseño de la indumentaria de los atletas de alto rendimiento. Para Londres 2012, el comité olímpico prohibió a los nadadores a usar los uniformes Speedo LZR, tras demostrarse que el 94% de las carreras ganadas en los Juegos de Pekin en 2008 fueron por nadadores con esta equipación. Estudios posteriores, verificaron que el bañador mejoraba en un 2% el rendimiento, lo que a ese nivel, es una ventaja abrumadora. Incluso durante los dos años que fue legal usarlo, cerca de 200 (!) récords mundiales fueron rotos.

 Los entrenamientos de élite también vieron un aliado fundamental en la tecnología. Con la llegada de cámaras de alta velocidad, los gimnastas pueden grabar sus entrenamientos, ver en detalle cada movimiento de cada músculo, y mejorar la técnica y los saltos. Incluso hay protocolos de estímulos cerebrales no invasivos, que ayudan a “calibrar” los impulsos nerviosos del cerebro, en pos de una concentración máxima por parte del atleta.

Como conclusión podemos analizar la balanza entre avances tecnológicos y rendimiento. ¿Hasta que punto se mejorarán las marcas sin ayuda de la tecnología? ¿Cuál es el límite de uso de estas tecnologías sin hacer desleal la competencia? Esas cuestiones se pregunta todos los días el Comité Olímpico, el organismo encargado de asegurar una competencia justa. En mi opinión, los avances son necesarios en términos de medición y registro de las actividades. En cuanto al rendimiento de los atletas, creo que debería quedarse al margen; al fin y al cabo, los JJOO fueron hechos para premiar la capacidad humana y de reconocer a los mejores en cada disciplina. Hacer a la tecnología una variable fundamental de ese rendimiento, sería desviar el eje principal del espíritu olímpico.